24.1.07

Somos las princesas ideales


Lo primero, dar las gracias a súperCoolboy por decirme cómo hacer estos links tan limpios. Parece ser que era la única de toda la blogosfera (apestosa, según el Sr. NadaImporta) que no sabía hacer esto. Y a raíz de las dos últimas entradas en su blog, quisiera puntualizar lo siguiente:

Las princesas no necesitamos hacer creer a nadie que somos diferentes de como somos. Podemos además de ser guapas, monas o atractivas (e incluso todo a la vez en un buen día) a la vez ser listas e inteligentes y de velocidad mental rápida. Y al mismo tiempo también podemos vestir muy bien (por supuesto, siempre cada una en su estilo – no nos gusta eso de ser clones) y obviamente andar con mucha gracia por la calle. También tenemos muchos amigos y amigas y estamos orgullosas de ello, ya que hemos demostrado que no todas las mujeres somos envidiosas y competitivas y que entre nosotras también nos podemos querer aunque no haya lazos de sangre. Estamos seguras de nosotras pero no por eso pensamos que seamos perfectas. Sabemos que tenemos nuestras cositas, nuestras virtudes y nuestros defectos y por eso intentamos que las primeras nunca empequeñezcan y que los defectos no nos dominen ni nos invadan. Y nunca dejaremos de ser princesas, por mucho que el Sr. NadaImporta recite reglas tontas de Philippe Lechermeier y Rébecca Dautremer sobre como son realmente las princesas cuando probablemente no hayan tenido nunca a ninguna delante.

4 comments:

Sonybabe said...

Bien!! un blog en rosa y lavanda, me encanta!! Me parece muy ique para cada entrada de post se use un boceto, éste tiene toda la pinta de ser literatura trazada :D, precioso.

Volveré,

KiSS!!

mareGa said...

Got it.

puga said...

Yo soy una Princesa y como bien dice moi tengo amigas a las que adoro y todos ellas son también Princesas.

Cuando entramos todas juntas en algún sitio deslumbramos con nuestra belleza y simpatía a todos los que allí se encuantran.

Moi said...

Gracias, Sonybabe.

Sí, Puga, somos súperPrincesas y felices y deslumbrantes.

¡Viva, viva!