14.5.07

Intentando racionalizar


Ayer no me quedó más remedio que escuchar por la radio la segunda parte del partido del Barça contra el Betis. No me gusta nada el fútbol y paso del tema de los equipos. Si acaso, que ganen los de Madrid por aquello de ir con lo más cerca tengo. Pero en el tema del Barça ando simplificando y deseo con demasiadas ganas que no ganen la liga, que no ganen la Eurocopa (o lo que estén jugando que no tengo ni idea) y muy en el fondo de mi alma no puedo dejar de pensar que mis grandes amigos que van con ese equipo traicionan la unidad de España. De verdad que no soy el alter-ego de Aznar, que soy muy normal y que, sobre todo, abogo por la libertad y porque los tocapelotas de los políticos dejen de recortarnos los derechos y de censurar todo lo que a ellos no les gusta. Sé que el tema del Estatuto de Cataluña me afectó demasiado, que desde entonces no he vuelto a ser la misma, que debería empezar a superarlo desde ya y que tampoco pasa nada porque nuestra joven Constitución esté siendo un fracaso absoluto. Pero claro, el intentar racionalizar no ahoga sin más los deseos más impuros de una así que dentro de lo que cabe, escuchar ese partido no era la peor tortura que me podían aplicar ayer. Y, aunque no me imaginaba que podía ocurrir, me reí. No puedo entender por qué gritan tanto cuando narran las cosas. Sé que un gol es importante pero más importante es que Sarkozy ganara las elecciones francesas y los prudentes y profesionales presentadores de los Telediarios no nos lo narraban como si el mundo se hubiera vuelto sordo de repente. Ojalá todos los comentaristas deportivos se quedaran afónicos. El mundo sería más feliz, estoy segura. También es curioso que cuando no pasa nada medianamente interesante (la mayoría del partido, por cierto) montan ahí una charleta en un momentito varios personajes y cuentan lo primero que se les pasa por la cabeza. Ayer Bibi Andersen, a la que adoro, comentó lo poco que cree en el amor eterno ya. Ella cree en el amor, pero lo de eterno cree que es demasiado largo. Pero claro, entre tanto grito y tanta charleta es difícil saber quién va ganando. A lo mejor es que yo soy una simple principiante y me distraía demasiado con los arbolitos que iba viendo pasar pero lo cierto es que cuando estaba convencida de que iban 2-0 y de que estaba prácticamente todo perdido, resulta que metió un gol el Betis e iban 1-1. También curioso la incorrección con la que los comentaristas utilizaban la expresión “a la sazón”. ¿Será defecto profesional o sólo un deje de Onda Cero?

4 comments:

eduardian_guy said...

Jajajaja, estoy a carcajada con el comentario de Bibi Andersen... Pero tiene su lógica, la eternidad es mucho tiempo... o no???.
jajajaja

Moi said...

Sí, la verdad es que la frase es genial. Muy de ella.

Besooooos

Anonymous said...

Chata, no tienes ni puta idea de lo que es Cataluña, ni de lo que es el barça ni nada de nada. No entiendo lo de que no has superado lo del estatut (que vida más triste debes tener por estar traumada con algo así)¿te lo has leido? o sólo te guias por las parciales opiniones del señor Rajoy y compañia?,tampoco entiendo no se que rollo de la unidad de España... Que cada uno viva cómo pueda y lo mejor que pueda. Ah, y no opines si no sabes nada.
PD: He llegado aquí por casualidad y sinceramente, tu blog es 1 mierda, escribes mal y aburrido, no he conseguido acabar ni siquiera un puto articulo, así que espavilate y se más interesante por dios.

Y ahora, corre, borra la opinion y sigue en tu mundo feliz

Moi said...

Soy de los/las que defienden la libertad de expresión hasta sus últimas consecuencias. Por lo tanto no voy a borrar tu comentario. Y responderte que se cae por su propio peso dado que no tiene argumentos. Sólo insultas.