28.8.07

Las rubias también lloran


La rubia se aleja. No puede evitar llorar. Silenciosamente, por supuesto. Y sin mirar hacia atrás. Mira la mancha de copa que se le cayó al principio de la noche en su vestido rojo. No sabe qué hacer. Le gustaría llegar a su casa, coger el coche, conducir hasta la sierra y perderse entre las carreteras hasta que se le pasase el amor. Pero sabe que no se va a pasar tan fácilmente, sabe que ahora le toca sufrir, echarle de menos, llorar, patalear. No quiere. No entiende por qué todo ha terminado hoy, así. Algo más debe pasar por su cabeza. Seguro que hay mil cosas que no le ha dicho. Es imposible que alguien de repente pierda la ilusión porque sí, sin más y sin razón. Algo debe haber detrás. Pero no ha habido manera de sacárselo. Él insistía en que simplemente se fue la emoción, que no tenía sentido seguir con la relación si no iba en una dirección concreta.

- ¿Emoción?, ¿pero qué emoción quiere?, ¿follarme como si fuera el primer día? A lo mejor es que no me lo follé bien las dos primeras veces, como siempre me ha aconsejado Jaime. “Follátelo dos veces como nadie se lo haya follado y le tendrás alelado toda la vida”, eso dice él. Pero ¿qué va a saber él de los hombres si es gay? Él sabrá de los gays que son los suyos. Y vete tú a saber si de verdad sabe. Porque con César no pudo tenerle ahí comiendo de su mano como él quería. Claro que César es más raro que un perro verde. A lo mejor el que se lo folló bien fue César a Jaime y por eso éste estaba tan alelado. Pues será. En fin, la próxima vez tendré que aplicarme. ¿Y si llamo a Felipe, le digo que deberíamos hacer el amor por última vez en plan despedida y se lo hago bien-bien-bien como dice Jaime? A lo mejor es eso lo que nos faltó. Es que me da una vergüenza que me muero. Hay mil cosas que se me ocurren que jamás podré hacer por iniciativa propia a un tío. Qué estupidez, ni que fuera una niña. A ver si aprendemos a madurar y evoluciono un poco. Aunque bueno, no creo que Felipe lo haya dejado por eso. Algo más habrá, ¿no? No será por el tema de hacer el amor… porque si fuera por eso, si él quisiera cosas más salvajes, me lo habría dicho de alguna forma, ¿no? Aunque fuera con indirectas. Y no, siempre ha parecido muy satisfecho con el tema. Siempre ha sonreído mucho después. O a lo mejor es que me estaba engañando. Se hacía el satisfecho… No, no, eso es imposible, me hubiera dado cuenta. No es tan fácil engañar a alguien durante tantos meses. ¿O sí? ¿Qué hago? ¿Se lo pregunto? ¿Cómo se lo voy a preguntar? Se va a pensar que se me ha ido la cabeza. ¿Y si le mando un mensaje? Uno light, en plan “crees que nos faltó chispa?” ¿Lo entenderá? Si no lo entiende será que no era eso. Bueno, se lo voy a mandar. Total, ya no pierdo nada…

El móvil de Felipe suena. Es un mensaje. No le hace caso. Lo único en lo que piensa es en quitarle los vaqueros a Ana. Es difícil concentrarse en los botones cuando te están besando.

2 comments:

puga said...

Felipe es un cabronazo.

Moi said...

Totalmente de acuerdo... Un cerdo.