26.2.07

Vistiéndonos


La forma de vestirse es un reflejo del alma, deja al descubierto mucho de nuestra personalidad, sigamos o no las tendencias. Todo el mundo elige su vestuario de acuerdo a unos principios, a una forma de ser y a una forma de enfocar su vida. Todavía no he conocido a nadie que no transmita quién es por su ropa. Hasta la persona que más pasa de la ropa, lo dice todo con lo que se pone. Tengo un amigo que va rebuscando en las basuras y encuentra las chaquetas más viejas, roídas y con más bolas del universo. Claro que a él le quedan muy bien porque es muy atractivo y como es escritor lo suyo es que lleve un look bohemio. Él quiere vender la imagen de que le da tan igual la ropa que se pone lo primero que pilla. Pero si no tiene pinta de ser de un mercadillo y no le da un aire retro, no se lo pone. Es decir, que si en el cubo de la basura se encontrara una camisa de Polo Ralph Lauren con el caballito, bien guardada en una bolsita y nuevecita, no se la llevaría. Lo cual prueba que la ropa no le da igual, que aquello que se pone tiene que enseñar a la gente que le da igual lo que se pone, aunque no sea cierto.

Por eso no me gusta la gente que acusa a la moda de ser superficial. Porque todos, absolutamente todos, transmitimos algo con nuestra forma de vestir. Y el hecho de que unos sigan unas tendencias no les hace ser simples ni superficiales. Y muchas veces a la moda se la acusa de generar necesidades vacías, incluso de tomar el pelo a la gente. Pero la moda hace lo mismo que todas las demás industrias: publicitar sus productos para vender más. Si los quieres los compras y si no, no los compras. Nadie te obliga. No puedes culpar a la industria de la moda de comprarte ese bolso de mil euros cuando no tienes dinero. Igual que no puedes culpar a la industria del motor de comprarte un coche que no necesitas. El problema lo tiene cada uno, ya que todos somos responsables de nuestros actos. Todos tenemos que guardar un equilibrio entre lo que ganamos y lo que gastamos y si lo rompemos, no será la sociedad la culpable por fomentar un consumismo excesivo, sino que seremos nosotros los que tendremos que asumir las consecuencias de nuestros actos por no saber contener nuestros impulsos. Respecto a lo de tomar el pelo a la gente, antes de que existieran las grandes marcas que parece ser nos tienen sorbido el seso, también existía la moda. Desde que el hombre es civilizado existe la moda. Desde Egipto a Grecia y Roma hasta la Edad Media y hasta nuestros días, los hombres y mujeres se han vestido de determinada forma según la época en la que vivieron y siguiendo las pautas que les marcaba su condición social. Ahora la moda es también un negocio, como todo ya en este mundo capitalista, del que, no lo olvidemos, viven miles de personas en el mundo entero.

6 comments:

eduardian_guy said...

Por Dios !!!, que bolg más lindo !!!!... Te seguire visitando.

xxx's

eduardian_guy said...

Por Dios !!!, que bolg más lindo !!!!... Te seguire visitando.

xxx's

pandora said...

No tengo un estilo de vestir muy definido, lo que me ocurre es que depende de como esté mi estado de ánimo me visto de una manera o de otra.

Es cierto, la ropa sirve para definirnos aunque sea de muchas formas!!!!!

un beso desde mi caja.
pandora.

Moi said...

Gracias Eduardian Guy, me han gustado tus ilustraciones.

¡Besos, Pandora!

Carlos said...

La moda comenzó hace años, tiempo atrás, cuando alguien se puso un tapa... (pues eso). Y claro que nos importa como vestimos. Quien diga lo contrario me atrevería a decirle que miente. Porque hay much@s que dicen que pasan pero, en realidad, es que no se encuentran a gusto con lo que llevan puesto y esa es la excusa perfecta para autojustificarse.

Moi said...

Será por eso. También he conocido a alguno que lo decía por creerse diferente. En fin...