22.6.07

SúperDeivid


Mi amigo Deivid es genial. Le conocí en la biblioteca de la Facultad de Historia de la Universidad Complutense de Madrid. Mis libros de cuarto de derecho están llenos de rayajos suyos. En esa época un amigo y yo le quitábamos un zapato para que tuviera que volver de la cafetería medio descalzo. Él, muy digno, se negó a entrar en nuestro juego. Pero nos reímos mucho. De hecho, nos reíamos sin parar. Un día, volviendo de una de esas súpermolongonas noches de marcha, se le cayeron las llaves al suelo cuando las sacó para abrir la puerta de su casa. El equilibrio no le acompañó y de la que subía el cuerpo después de recoger las llaves se dio contra la barandilla de la escalera. Gran brecha aquella. Lo raro fue que no se le saliera el cerebro.

Sabe más de moda que todas las mujeres que conozco juntas y jamás se le escapará una tendencia. Por supuesto, una de las cosas que mejor hace es criticar estilismos. Yo, que soy también mucho de eso porque me divierte un montón, no puedo parar de reír cuando empieza. Una noche un loco estuvo a punto de destrozarle la cara porque se había dado cuenta de que el vestido de su novia había llamado nuestra atención. Y, obviamente, no en el buen sentido.


El novio de Deivid - muy atractivo - es igual de maravilloso que él pero, por supuesto, igual de maquiavélico y perverso cuando quiere. Sus comentarios son tan ácidos que a veces me da miedo darme la vuelta. Pero sé - o quiero creer - que a mí me quiere y que no sería capaz de ser tan malo conmigo.

Casualidades de la vida, hace poco Deivid hablaba con una nueva compañera de trabajo sobre el viaje a Florencia que iba a hacer esta semana.

Ella: "Pues si quieres llamo a una amiga genial que estará allí también y así te lleva a cenar. Se conoce Florencia muy bien."

Deivid: "¡Fenomenal! Yo por mí encantado."

Ella: "Es estilista de la revista ----"

Deivid, que tiene muy buena memoria, se acuerda de que la mujer de la diadema turbante era estilista de esa revista y le pregunta: "¿No tendrá una diadema turbante de Prada?"

Ella, ojoplática, le responde que sí, que cómo lo sabe.

Entonces él le enseña este blog y los post dedicados a su amiga.

No pueden parar de reír y ella llama a su amiga y deciden que tienen que conocerse porque es todo muy gracioso y quedan en verse en Florencia.

Me acaba de llamar Deivid que todavía sigue allí y que se lo está pasando genial con ella, que es divertidísima, que se muere de la risa con lo del blog y que el otro día fueron a Prada para celebrar haberse conocido y toda esta historia tan rocambolesca y absurda. Todos estamos de acuerdo en que tenemos que organizar una cena ya y conocernos todos. Es TAN gracioso. No paro de reírme con todo lo que me cuenta Deivid.

2 comments:

Rodrigo said...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Até mais.

Moi said...

Hola Rodrigo. Genial tu iniciativa. A ver si un día me lanzo y te pido una...

¡Suerte!